Zapatos de niña talla 21

Los zapatos de niña de la talla 21 seleccionados por Zapatos de Talla (con la garantía Gody), tienen como prioridad el confort de las niñas en esta etapa de su crecimiento en la que empiezan a descubrir mundo, en torno a los 18 meses de edad. El diseño anatómico de los zapatos con talla 21 favorece el desarrollo y comodidad de sus pies, con la elección de materiales de primera calidad que proporcionan unos excelentes acabados.
En torno a los dieciocho meses de edad, la bebé ya es capaz de andar por toda la casa con un gran desparpajo y alegría. También ha descubierto cómo disfrutar del aire libre. Las actividades y movimientos que realice en esta etapa, le ayudarán a desarrollar mejor su motricidad y forjarán su carácter el día de mañana. Los primeros pasos han quedado atrás y corretear se ha convertido en un vertiginoso juego lleno de curiosidad, emoción y deseo de aventura. Durante esta mágica etapa, la elección del calzado, como los zapatos para niña de la talla 21 que encontrarás en esta sección, debe estar orientada a su dinámica y enérgica actividad diaria. Por ello, las suelas de sus zapatos deben tener pequeños dibujos en relieve que les ayudarán a prevenir resbalones. La horma del zapato ha de ser ancha para no comprimir el pie de la pequeña y los acabados han de ser lisos para evitar rozaduras. Los cierres pueden ser con velcro, hebillas o cordones, aunque lo que más importa es que permitan una amplia abertura del zapato para que el pie del niño entre con facilidad, sin provocar posturas forzadas o que el pie quede en mala posición dentro del zapato (por ejemplo, con los dedos en garra) sin que lo percibamos.
Los zapatos de niña de la talla 21 seleccionados por Zapatos de Talla (con la garantía Gody), tienen como prioridad el confort de las niñas en esta etapa de su crecimiento en la que empiezan a descubrir mundo, en torno a los 18 meses de edad. El diseño anatómico de los zapatos con talla 21 favorece el desarrollo y comodidad de sus pies, con la elección de materiales de primera calidad que proporcionan unos excelentes acabados. En torno a los dieciocho meses de edad, la bebé ya es capaz de andar por toda la casa con un gran desparpajo y alegría. También ha descubierto cómo disfrutar del aire libre. Las actividades y movimientos que realice en esta etapa, le ayudarán a desarrollar mejor su motricidad y forjarán su carácter el día de mañana. Los primeros pasos han quedado atrás y corretear se ha convertido en un vertiginoso juego lleno de curiosidad, emoción y deseo de aventura. Durante esta mágica etapa, la elección del calzado, como los zapatos para niña de la talla 21 que encontrarás en esta sección, debe estar orientada a su dinámica y enérgica actividad diaria. Por ello, las suelas de sus zapatos deben tener pequeños dibujos en relieve que les ayudarán a prevenir resbalones. La horma del zapato ha de ser ancha para no comprimir el pie de la pequeña y los acabados han de ser lisos para evitar rozaduras. Los cierres pueden ser con velcro, hebillas o cordones, aunque lo que más importa es que permitan una amplia abertura del zapato para que el pie del niño entre con facilidad, sin provocar posturas forzadas o que el pie quede en mala posición dentro del zapato (por ejemplo, con los dedos en garra) sin que lo percibamos.